UNIFORME NEUTRO rawpixel.com/freepik

UNIFORME NEUTRO

13/06/2019

El pasado 3 de junio, la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, junto con el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma presentaron el “Uniforme Neutro”, política con la cual se pretende promover la equidad entre niños y niñas.

 

La medida generó polémica en muchos sentidos: ¿Por qué no preocuparse por temas educativos más importantes?, ¿Cómo disciplinar a los alumnos si se les permite “hacer lo que quieran”?, ¿Es sólo una medida para ideologizar a las infancias en temas de género?

 

Esta no es la primera vez que se ponen a discusión la imposición de reglas escolares consideradas como injustas por generar desigualdad. En 2016 se sometió a la CONAPRED el caso de Axan, un niño de 4 años al que se le había negado el acceso a un plantel educativo en Sonora por tener el cabello largo, pese a que en el reglamento escolar se establecía que los varones debían asistir al colegio con el cabello corto. Después de 8 meses de proceso, la CONAPRED resolvió a favor de Axan, pues la imposición del cabello corto se establecía exclusivamente para los varones y no así para las mujeres.

 

Las nuevas tendencias educativas apuntan a formar la conciencia ética de los educandos, así como su espíritu crítico como miembros de una sociedad pluriétnica y pluricultural, basado en derechos humanos fundamentales. Para lograrlo, permitir la libre expresión de la personalidad de nuestros alumnos es un buen inicio. Elegir libremente las opciones que le dan sentido a nuestra existencia es fundamental y en edades tempranas esto se traduce en gran medida en la construcción de nuestro estilo, comenzando por nuestra vestimenta e imagen.

 

Es verdad que el sistema educativo en México tiene un largo camino por recorrer y que existen temas de gran relevancia que atender, sin embargo, ambas cosas no son excluyentes entre sí. La política Uniforme Neutro no tuvo costo alguno para la Ciudad y aun así brinda la oportunidad de que las niñas (para quienes fue originalmente dirigida la norma) accedan a condiciones de comodidad y seguridad.

 

Estos casos nos invitan a la reflexión sobre el futuro de la educación, pues cada vez queda más claro que las escuelas no sólo tienen la labor de transmitir conocimientos, sino de preparar a los alumnos para que se desarrollen autónomamente, en convivencia con otras realidades, pero sin desechar sus propios principios.