Los fuegos cruzados entre el progreso y la responsabilidad ambiental rawpixel.com/freepik

Los fuegos cruzados entre el progreso y la responsabilidad ambiental

17/09/2019

En el marco del Día Internacional sobre la Preservación de la Capa de Ozono, quisieramos abrir un espacio de reflexión sobre lo que, hoy por hoy, nos tiene debatiendo intensamente y que ocupa nuestra preocupación mediática: los incendios de la amazonía brasileña.

 

Según los datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE. Siglas en portugués), el país lusoamericano ha registrado 75.300 incendios entre enero y agosto de 2019, aumentando en casi un 90% los fuegos controlados del mismo periodo del año pasado ¿Cómo, en 2018, también hubo incendios?

Pues sí, la práctica de quemar la selva para limpiar la tierra, es una actividad que lleva, al menos, 15 años de sistematicidad entre los agricultores y ganaderos brasileños, que, cada vez más, se van expandiendo haciendo de regiones como el Mato Grosso (selva espesa o gruesa en portugués) menos grosso. Ahora, no solamente la vegetación resulta afectada por la deforestación y los incendios, la enorme variedad de especies animales también sufre por el progreso agroindustrial. Las comunidades que allí han vivido durante miles de años y que han logrado tener una subsistencia sostenible con el entorno selvático, están siendo actualmente desplazadas por los grandes emporios industriales. No obstante, nosotros como comunidad, podemos mitigar el impacto ambiental que produce este fenómeno.

Cada vez que reciclamos, que dejamos de consumir unicel, que aprovechamos el agua sin desperdiciarla, o, para ir más allá, que llevamos a cabo una economía circular, que significa, la reducción del uso de recursos, del desperdicio y del uso de combustibles no renovables, así como un mayor aprovechamiento de los productos con el fin de erradicar los desechables, logramos un impacto más amigable con el planeta.

El Colegio Bilbao, comprometido con el ambiente, dedica buena parte de sus esfuerzos al reciclaje y al aprovechamiento de los recursos que se necesitan para las actividades escolares. Los invitamos a continuar con acciones que apoyen las causas ambientales para que nuestro presente y futuro sea desde el equilibrio y la armonía con nuestro planeta Tierra.

Angélica María Molina Bautista