medio ambiente

Día Cero

La gran mayoría ha escuchado del “Día cero” en caso de lo contrario no te preocupes, mencionaremos a continuación qué es. El “Día cero” es llamado así cuando un lugar está a punto de quedarse sin agua en un futuro cercano. Puede deberse a la escasez de agua, la sobreexplotación o la mala gestión de los recursos, por nombrar algunos. En el caso de México el “Día cero” es el próximo año.

 

En la lista de 189 países, México ocupa el lugar 24 con un promedio de 3.86 de estrés hídrico, el estrés hídrico es cuando la demanda de agua potable sea superior a la cantidad de agua disponible, habrá escasez de agua. WRI mide el estrés hídrico en una escala del 1 al 5, donde 5 representa estrés hídrico extremo y 1 representa estrés hídrico bajo. En nuestro país hay 15 estados con índices de estrés hídrico extremadamente altos; ocho tienen valores promedio altos y uno; dos tienen valores promedio medio-altos, cinco tienen índices promedio bajos y solo dos tienen índices de estrés hídrico bajos. Baja California Sur se ubica entre los estados con mayor estrés hídrico, seguido por Guanajuato y la Ciudad de México en tercer lugar. Los estados en riesgo de tener grandes ciudades son México (quinto), Querétaro (sexto), Hidalgo (séptimo); Nuevo León (duodécimo) y Jalisco (decimoquinto).

—Pngtree—conserve water_5412359

Esto ha sido de gran preocupación para el Colegio Bilbao, es por ello que pensamos en qué podemos hacer nosotros para cuidar el agua en la pandemia. Todos conocemos la importancia del agua, pues sin este tan preciado recurso la vida en el planeta no podría ser posible, además de que la civilización no se habría podido desarrollar como lo hizo. En la vida cotidiana usamos el agua para casi todas las actividades diarias, pues además de su consumo directo esta se utiliza para la preparación de diversos alimentos, así como para la limpieza del hogar, la higiene personal, o incluso en actividades recreativas como es la natación, sin embargo, desde el comienzo de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 el recurso hídrico cobró aún más importancia. Las funciones del agua en nuestro cuerpo son muchos pero de las más importantes son:

  • Posibilitar el transporte de nutrientes a las células

  • Actúa como lubricante para amortiguar el roce entre órganos

  • Colabora en el proceso digestivo, respiración y circulación sanguínea

  • El agua es un medio que constituye para expulsar los desechos por medio de la orina, sudor y heces fecales

  • Proporciona minerales esenciales (ejemplo: calcio, magnesio, flúor) los cuales sirven para fortalecer los huesos y dientes

pexels-burst-545014

De acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, el agua es necesaria para poder seguir algunas de las medidas que se tienen que tomar para mantenerse y mantener a los demás a salvo de la COVID-19. Entre estas medidas se encuentran el lavarse las manos constantemente, incluyendo antes y después de ponerse o tocar la mascarilla, así como limpiar y desinfectar frecuentemente las superficies, particularmente aquellas que se tocan con regularidad, como lo son los grifos, los picaportes o las pantallas de los teléfonos. 

A pesar de la importancia del recurso hídrico para todos los seres vivos del planeta, desde hace varios años, nos hemos estado enfrentando a una crisis relacionada con su escasez. Esta escasez se debe a diversos factores, incluyendo la sobreexplotación de los mantos acuíferos, además del recubrimiento de zonas con cemento, lo que impide la infiltración y la recuperación de estas fuentes de agua. Adicionalmente, el mal manejo que se le da al agua contribuye a la crisis, pues por un lado, no se le da tratamiento después de su uso, y por otro lado, en ocasiones una gran cantidad de agua es desperdiciada por parte de los usuarios.

Es por todo esto, que ahora más que nunca es importante ser conscientes en el uso y cuidado de este recurso, que es vital para todos. En las condiciones de pandemia, las medidas que se pueden tomar para cuidar el agua van sobre todo alrededor del consumo responsable y pueden abarcar desde pequeños cambios de hábitos hasta algunas inversiones dentro del hogar para hacer más eficiente el consumo. Dentro de estas medidas se encuentran:

  • Minimizar la cantidad de agua desperdiciada, al asegurarse de cerrar la llave al enjabonarse las manos o cepillarse los dientes.

  • Cuidar el tiempo de baño, optando por una ducha en lugar de un baño.

  • Recolectar el agua que cae mientras se espera a que se caliente el agua de la regadera. Esta agua puede ser utilizada para el baño, para regar las plantas o para la limpieza del hogar disminuyendo la cantidad de agua desperdiciada.

  • Si es posible recolectar también el agua de lluvia para utilizarla también para regar las plantas.

  • Si se tienen plantas en casa, asegurarse de realizar el riesgo en la mañana o en la tarde, de manera de que la cantidad de agua que se evapora sea la menor posible y así aumentar un poco la cantidad de agua aprovechada por las plantas disminuyendo por lo tanto el agua desperdiciada

  • Hacer revisiones continuas en las llaves y grifos del hogar para asegurarse de que no existan fugas.

  • Aprovechar al máximo los electrodomésticos, por ejemplo, en el caso de usar lavadora asegurarse de usarla con la carga completa.

  • Si se van a realizar cambios en electrodomésticos, optar por aquellos que tengan sistemas de ahorro o disminución de consumo de agua.

  • En la medida de los posible optar por tecnologías que ayuden en el cuidado del agua, como las regaderas ahorradoras de agua.

Otra forma de cuidar el agua es ser consciente de lo que se tira por el drenaje, pues en ocasiones, lo que tiramos por el drenaje puede hacer que el agua no pueda ser tratada fácilmente, aumentando su costo o disminuyendo su calidad final.  El tratamiento de aguas residuales, es decir, de las aguas que producimos o que ensuciamos en las casas es una herramienta muy importante para el cuidado del agua, pues permite disminuir un poco la demanda de agua necesaria. Por ejemplo, en lugar de tener que usar cierta cantidad de agua limpia para algún proceso, en ocasiones se puede utilizar agua tratada, lo que permite que el agua limpia pueda ser utilizada para otras aplicaciones, permitiendo que más gente pueda tener acceso a ella.

Entre los compuestos que ensucian el agua del drenaje y dificultan su tratamiento están las grasas, como lo son por ejemplo el aceite de cocina usado. De hecho, de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA), un litro de aceite usado puede llegar a contaminar hasta 40,000 litros de agua potable, además de que una vez frío se puede solidificar y puede obstruir las tuberías y las cañerías de la ciudad, teniendo consecuencias negativas para todos. La mejor manera para disponer de los residuos de aceite usado es recolectarlo en contenedores, que pueden ser botellas de plástico, para después llevarlos a centros de acopio o lugares equipados para su correcto tratamiento. Ciertas marcas y tipos de jabones o detergentes pueden también contaminar el agua del drenaje de esta manera, por lo que es importante tratar de elegir marcas que tengan el menor impacto ambiental posible. El cuidado del agua, hoy y siempre es de vital importancia, y puede comenzar en cada uno, con una simple acción, con la voluntad de cambiar. 

Referencias: 

  • Araujo, G. (s. f.). Importancia del agua. Recuperado de https://www.insp.mx/images/stories/INSP/Docs/cts/210131_cts2.pdf

  • Lara, R. (2019). Los Estados de México que se acercan al Día Cero del agua. Recuperado 12 de julio de 2021, de https://www.milenio.com/estados/los-estados-de-mexico-que-se-acercan-al-dia-cero-del-agua

  • Ambiente, S. D. M. (s. f.). Pide Sedema separar de manera correcta el aceite. Recuperado 12 de julio de 2021, de https://sedema.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/pide-sedema-separar-de-manera-correcta-el-aceite

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *